Estas temperaturas y el manto blanco que cubren gran parte de nuestra geografía solo puede indicar dos cosas: una, que no hay que olvidar abrigarse; y dos, que es temporada de esquí. Si eres aficionado ya sabrás que practicar deportes de invierno bien sobre esquíes, tabla de snow o raquetas, conlleva sus riesgos; y si eres novato, sabrás además que estos percances pueden no afectarte a ti mismo, sino también a terceros. Así que, si quieres que tu próxima experiencia en las pistas sea más tranquila, lo mejor es que contrates un seguro de viaje de esquí.

¿Por qué?

Porque en ocasiones lo que puede pasar, pasa. Y la contratación de un seguro de viaje de esquí dependiendo de la póliza contratada- puede evitarte disgustos en caso de:

  • Pérdida o problemas en las pistas, corriendo con los gastos de rescate en montaña en trineo o helicóptero. (La ambulancia no rescata en pista solo traslada a centro médico una vez que te rescatan) en montaña y traslados en trineo o ambulancia.
  • Necesitar asistencia médica, ya sea por enfermedad o por accidente. El seguro debería contemplar los costes médicos y quirúrgicos, además del traslado o repatriación sanitaria, incluyendo el de un acompañante.
  • Perder clases o el forfait. En caso de accidente o enfermedad el seguro cubre los servicios contratados que no podrás disfrutar.
  • Daños a terceros. Si eres un esquiador o una esquiadora novata puede que te lleves por delante a alguna persona, por lo que te deslizarás por la pista con más relax si tu póliza incluye un seguro de Responsabilidad Civil privada.
  • Pérdida del equipaje. Existen seguros que garantizan una indemnización por pérdida definitiva o extravío, demora o destrucción de los efectos personales facturados.
  • Tener problemas con el material de esquí, tanto si es tuyo como si lo has alquilado. Dependiendo de la póliza contratada esta cubrirá desde los gastos del alquiler de un nuevo equipo hasta la sanción por su devolución en mal estado.
  • Demora o anulación del viaje. Una póliza de seguro completa indemniza al asegurado por retraso en la salida del transporte u overbooking, e/o incluye los gastos de cancelación del viaje.

Pero si…

… El forfait ya tiene seguro.Es cierto, pero solo da cobertura en caso accidente ocurrido en el remonte, por lo que un percance en pistas quedaría excluido.

Las estaciones ofrecen sus propios seguros.También es verdad, así que si te decantas por esta opción, revisa bien las cláusulas, pues muchos no suelen incluir atención sanitaria completa. Además, estos seguros se ciñen al ámbito de la propia estación, es decir, que no ofrecen cobertura fuera de las pistas ni en los traslados.

En definitiva, la contratación de un seguro de viaje de esquí –snowboard, caminatas con raquetas de nieve- te ayuda a viajar con tranquilidad, a ti y a los tuyos, pues puede contratarse tanto de forma individual como en grupo.

En Dualse S.L. preparamos contigo tu aventura en la nieve y buscamos la mejor solución para tu viaje, analizando la oferta de las compañías líderes del sector con las que trabajamos. Contacta con nosotros, preséntanos tu caso y resolveremos tus dudas.

En cifras

El 70% de las personas que tienen contratado un seguro de Viaje de esquí lo utiliza para solicitar asistencia sanitaria. Así se desprende de un estudio de Mapfre realizado entre su propia cartera de clientes. Además, indica que en un 3% este seguro se usa para la localización y salvamento de los esquiadores y en un 20% para realizar traslados desde la estación de esquí al hospital, e incluso produciéndose la repatriación sanitaria en casos ocurridos en el extranjero.

En menor medida, con un 4% los casos, se indemniza al asegurado bien por el hecho de tener que anular el viaje o bien por tener que interrumpirlo y no poder disfrutar de todos los servicios contratados.